martes, 21 de febrero de 2012

UNO DE ENERO



No logro explicarme esta permanente obsesión del hombre moderno por desprenderse de los ritos. Cuanto hermana al hombre a una verdad superior a él mismo, termina siempre por liberarle; en el lado opuesto, toda aversión a los formalismos rituales —con la cínica pretensión de hacer florecer alguna forma de olvidada pureza— aboca no al despojamiento liberador, sino a la frágil desnudez.



2 comentarios:

Mayte_DALIANEGRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mayte_DALIANEGRA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.