jueves, 26 de abril de 2012

REINO







Hubiera preferido haber dispuesto
de otra bien diferente sensibilidad,
la cautela anterior a toda hazaña, 
limpio el ánimo de cualquier excusa,
la frente siempre bien alta, y sólida
la fe, inquebrantable su fulgor
mediante el cual la vida se sabe única,
imprescindible sólo en su alegría,
y en su dolor querida por los héroes,
entregados a un bien que los supera.
Con todo, sé, al menos, de cuanto no dispongo;
en mi orfandad, dejarme conquistar
por un reino sin armas ni oropel,
cuya triste verdad es un rescoldo
que apaga su calor contra mi nada.


1 comentario:

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Esa orfandad es, precisamente, la que te hace humano. Es nuestra miseria más íntima, la más recalcitrante, la que el pudor nos impide reconocer, la que nos une a la tierra. Pues es en la imperfección donde reside la verdadera razón de la existencia.

Profundo y bello poema, además de revelador. Mis felicitaciones.