miércoles, 7 de enero de 2009









PRIMER DÍA DEL AÑO

Está más puro el aire, transparenta
con su brillo de copa de cristal
un idéntico rito repetido,
fehaciente exactitud en cuanto existe
como bendita dádiva ofreciéndose.
Por esto sé que soy precario límite
bajo alta y vasta cúpula de azul,
y por constante fuego sostenida.
Por esto sé que existo, y me conmuevo,
y advierto candoroso en un instante
brotar —como agua pura de su fuente—
al árbol, al arroyo y a la hierba
de un alma incognoscible e infinita,
magnánimo hontanar que a todo ampara.




4 comentarios:

victor Rocco dijo...

"Las musas cuando duermen despiertan la pluma de quienes las dibujan con palabras y las aman en el papel"
"SUEÑO DE MUSA"

VICTOR ROCCO

TIERRA DE LETRAS SUR

Arsenio Bernal dijo...

En ningún otro sitio que no sea el papel puedo amar a una musa que, por definición, es inalcanzable. Ni siquiera espero estar a su altura, ellas comprenderán, después de todo, que no nos queda más que dibujarlas (y no del natural, con defectos siempre) y que nuestro amor lo ofrecemos con imperfecciones.
Gracias por tu comentario:-)

Eduardo Arias Rábanos dijo...

Algo místico y vaporoso para mi gusto, pero al menos el conjunto es agradable. Sobre todo, Mahler. La lectura lenta... En fin, que se te notan los visionados de Stalker y las sobredosis de Tarkovski, o sea.

Arsenio Bernal dijo...

Para mí quisiera la maestría del ruso. Mahler está pasado por un extraño tipo llamado Uri Cane. Y la mística, aunque mentira te parezca, es mi objetivo, singular y delicado objetivo, sin duda. Aunque no sonará verdadera si no se pasa por la secreta escala. Gracias mil.